La Con-Ciencia como respuesta a la Ciencia

La tribu de los Boshongo y otros cuentos para niños…

“Según la gente del Boshongo, en África Central, en el comienzo sólo había oscuridad, agua y el gran dios Bumba. Un día Bumba, quien sufría dolores de estómago, vomitó el sol. El sol secó parte del agua, dejando tierra. Todavía sufriendo dolores estomacales, Bumba vomitó la luna, las estrellas y algunos animales como el leopardo, el cocodrilo, la tortuga y finalmente el hombre.”

Stephen hawking “el origen del universo”

El relato tribal de los Boshongo del libro de Stephen Hawking “El origen del universo” es simplemente una manera inocente de dar sentido al origen del mundo con los medios con los que contaba su sociedad hace 25 siglos. La tradición es oral, así que no sabemos si corresponde con la idea original, pero en nuestra sociedad seguimos celebrando la Navidad y a los reyes magos de oriente, y no por eso dejamos de reflexionar de manera adulta sobre un tema cuya investigación surge de manera natural en todos los hombres. Convenir pues en que una tradición cultural de una sociedad primitiva supone una creencia en todos los seres que la componen es un tanto inocente. De la misma manera, no podríamos asegurar jamás que los reyes magos suponen una creencia en la sociedad occidental. Incluir este cuento tradicional en un libro sobre ciencia es una forma muy útil para convencer a los demás de la superioridad de la ciencia moderna sobre cualquier otra forma de explicar la vida…. Pero también es una manipulación dialéctica, ya que de igual manera que el boshongo cree en Bumba, el científico cree en BigBang, el otro dios mítico de la religión materialista:

“En el principio Bigbang estaba solo. Era apenas una pequeña y condensada partícula.

Un día, Bigbang decidió crear la materia y no vivir nunca más solo. Este impulso lo tuvo por que le dolía la tripita por haberse comido a todo el universo y se sentía hipercondensado. Fue justo en ese momento de dolor infinito cuando vomitó en todas direcciones al universo en pequeños trozos de sí mismo. Creó así el espacio-tiempo y en él hizo nacer las galaxias y sus estrellas.

Pensó que quizás faltaba algo para crear mas vida, así que, Bigbang decidió colocar esferas alrededor de cada estrella y se fijó en una a la que llamó Tierra. Allí comenzó a experimentar con las partículas que habían salido de su estado de hipercondensación gástrica y las fué mezclando de manera aleatoria durante millones de años, con la esperanza de que la vida se crease por si sola, mientras se dedicaba a jugar a los dados.

Pasó mucho, mucho tiempo hasta que, un día, unos pequeños microorganismos comenzaron a nacer. Pasó aún mas tiempo y esos microorganismos se convirtieron en peces, y nadaron y nadaron hasta dejar las aguas primordiales… Al cabo de mucho, mucho tiempo, se les cayeron las escamas y les salieron patitas para poder andar también por la Tierra. Bigbang siguió jugando a los dados.El tiempo siguió pasando inexorable, y un día, Bigbang se volvió a asomar a la Tierra y vió que innumerables seres de distintas formas y tamaños caminaban y jugaban al que te pillo… Los llamó animales y se echo una siesta mientras soñaba en jugar a los dados…. Cuando volvió a despertar de la siesta y volvió a asomarse a la Tierra, unos seres inteligentes construían un cohete para tratar de observar a su creador, y escuchó que lo llamaban satélite. Presuroso y emocionado de la inteligencia de sus criaturas y deseando contactar con ellos, Bigbang asomó uno de sus ojos celestiales para verlos más de cerca. Bigbang se quedó asombrado cuando le hicieron esta foto:

En ese momento, Bigbang se quedó mirando un buen rato al satélite y siguió expandiendo el universo que había vomitado. Mientras observaba, seguía jugando a su juego favorito. A Bigbang le encantaban los juegos de azar.
Los hombres vieron en su satélite que el universo se expandía y es así como conocieron a Bigbang. Que creó de un vómito explosivo todo el universo, la tierra y sus seres.

Explicación:

Según la ciencia… Este podría ser un libro de texto perfecto para explicar a los niños en clase como se creó el universo según los conocimientos actuales de la misma….

Dentro de otros 25 siglos, los científicos de la época, se reirán de lo inocente y absurdo de este cuento, y del pobre concepto de las primitivas sociedades del homo sapiens de principios del siglo XXI. Ellos nos podrían explicar sus razones de esta manera:

“Nuestros cuerpos ahora son de luz… Hace ya tiempo que hemos mutado y nos convertimos en una nueva especie. Fué a partir de ese día en que comenzamos a desarrollar la nueva ciencia transmaterial.

Todo empezó el día que un grupo de místicos y filósofos se dispusieron a enseñar a los demás homo sapiens su avance en consciencia creadora. Vieron que la materia no era sino un reflejo colectivo de la sabiduría, conocimiento y percepción de la realidad viviente del universo. Se dieron cuenta entonces de que una serie de ejercicios mentales bien dirigidos podían alterar el equilibrio matricial de la realidad y transformarla. Al hacerlo se percataron del hecho de que la materia no era sino una proyección energética de la consciencia y la mente colectiva. Esto provocó una revolución sin precedentes tanto social como científica…

Nada de lo que anteriormente se sabía era cierto. Los científicos primitivos del siglo XXI estaban totalmente perdidos y no hacían sino proyectar sus teorías materialistas en la realidad percibida. Por ello solo contemplaban a la materia y desconocían completamente a la conciencia. Su conocimiento estaba incompleto y de esa forma, también lo estaba su realidad.

Ahora, la Tierra es mucho mas grande que antes… Ya no cuenta el espacio material, ya que se agranda o encoge con la conciencia… Podemos viajar a placer por otros mundos, dimensiones y universos. Y la materia no es más que el soporte que nuestra conciencia fabrica para crear una realidad común. La única universidad y el único conocimiento es éste y todo lo demás parte de él. Hemos dejado de vivir en un mundo de límites a uno de abundancia infinita. Gracias a los filósofos y a los místicos, acabamos con la ciencia del átomo… Ahora solo la vivimos y experimentamos con la conciencia…”

Quizá parezca banal, o idealista, o demasiado teórico, pero no lo es, es ciencia factible. Pero para ello hay que sobrepasar nuestra concepción de todo lo aprendido.Ya expresé en su momento que el futuro de la humanidad no está en la ciencia, sino en la CONCIENCIA. Que es mas un desarrollo mental colectivo que otra cosa. El problema de que aún estemos en pañales y sigamos siendo tan primitivos es un problema de autolimitación por la manera que tenemos de pensar de nosotros mismos y también de nuestro universo.

El hecho de que no nos percibamos aún como Dioses creadores y sí como simples mortales, nos mantiene en una realidad material de muerte y descomposición, de materia y de leyes físicas inamovibles. Somos nosotros quienes, con nuestra conciencia, creamos la realidad. Y es esa la fuerza del ser humano. Su máximo potencial. Su grandeza.

Mientras creamos que la realidad que percibimos es rígida, y no creamos firmemente que cualquier realidad es mutable, estaremos supeditados a dicha rigidez. La matriz de realidad que genera nuestros pensamientos nos hace permanecer en un mundo a mitad de la evolución de la conciencia. Un mundo donde los organismos y seres que lo habitan se fagocitan los unos a los otros para poder sobrevivir. Un mundo de bestias asesinas que toman la energía necesaria para vivir matando a otros seres. Un mundo atómico y brutal, científico y legislado. Es el resultado de los límites mentales que no hemos superado aún.

El mismo hecho de pensar que nuestro cerebro es el origen de nuestra conciencia supone otra barrera insalvable para la misma, ya que la conciencia siempre genera la realidad según sea la creencia colectiva y crea y muta el órgano material llamado cerebro, o el ADN según su nivel de evolución… Por eso evolucionan las especies. La nuestra aún ha de cristalizar sus órganos según la evolución de su pensar colectivo… Y a eso es a lo que llamo conciencia. Que además se debe de convertir en una vivencia consciente de la realidad. Pues la CIENCIA de verdad debe partir desde el ADENTRO y construir el AFUERA y no al revés. Si dejamos que sea la experimentación y diagnóstico del afuera o mundo material el que nos forme nuestra conciencia colectiva, no haremos sino estancar nuestra evolución como especie en un mundo construido por los propios límites que nos encierran y dirigen a un mundo caótico y destructivo. Siempre estaremos observando el “efecto” y nunca alcanzaremos la “causa”.

Los fenómenos paranormales, por tanto, existen. Surgen desde la conciencia de los experimentadores y se plasman en su realidad en momentos y lugares concretos. Son realidades de la mente colectiva que ésta emana haciéndolos materiales y percibibles. Que la ciencia actual no pueda probarlos no significa más que la misma ciencia está autolimitada por su descrédito en todo lo paranormal, y que los instrumentos para probarlo no son los adecuados, pues están construidos desde el materialismo científico para observar una realidad puramente materialista.

La FE es la fuerza creadora del universo mental. Por ello me reafirmo en que la ciencia actual se basa en una creencia, una fe que, a mi entender está muy limitada y es muy cortita, y esas creencias nos hacen percibir un universo concreto. La fe principal se basa en que la materia es el origen de todo el universo. Que solo vale para la ciencia aquello que se puede medir, observar o probar con la experimentación en cualquier momento. Pero ignora aquello que no puede ser medible, observable o experimentado cuando a la ciencia le de la gana. Aborrece los fenómenos que no es capaz de entender y que ni siquiera investiga en profundidad, simplemente porque desde su punto de vista infantil es imposible.

Mi teoría es mas amplia y engloba materia y espíritu. Es otra fé, pero una mejor que la anterior para funcionar sin limitaciones, y podría muy bien ser la gran ciencia que puede cambiar TODO el universo y la realidad percibida: la CONCIENCIA. Para llevarla a buen fín, primero hay que desarrollar las capacidades mentales y para ello se entiende necesario desbloquear los límites impuestos y las creencias que hasta ahora han dominado el mundo. La ciencia verdadera es la transmutación de la materia a base de producir cambios en la consciencia.

Igual que Einstein y Bohm no estaban de acuerdo en la concepción del átomo, yo no estoy de acuerdo en la concepción de la ciencia actual. La CONCIENCIA CREADORA no es solo filosofía, es también CIENCIA, y propone otro método de trabajo, una alquimia que comienza por cambiar conceptos y creencias, por dar una magnífica versión de la vida y del ser humano, por otorgar la máxima importancia de la creación mental colectiva del universo y sus realidades tangibles al ser humano (conciencia viva del universo y gran creador de la realidad). Y propone un método distinto de estudio de la realidad. La proyectividad y transmutación de la materia con la que ésta se construye. El conocimiento real de la mente y su fusión natural con la materia misma.

La principal ceguera de la ciencia actual es que no puede, ni sabe, salir de los principios de la materia. Es una ciencia canija, corta, torpe y poco proyectiva. Se limita a la tecnología y depende en demasía de ella. Nos encierra aún más, si cabe en el mundo materialista. Reafirma con cada descubrimiento que da, que el ser humano es lento, torpe, predecible, limitado y mortal. Que no hay nada mas allá de la materia, y que si nos morimos, se acaba la vida. (este es un pensamiento muy común hoy en día y es reflejo del pensamiento científico).

Lo que yo pienso, no lo pienso solo yo…. Vamos por mal camino en todo. El mundo actual es el resultado de las estúpidas creencias dominantes del planeta y su desconocimiento de la auténtica fuerza creadora, incluida su pobre y mortal ciencia.

El día en que la conciencia creadora sea motivo de serios estudios a nivel mundial, comenzaremos el auténtico viaje a la ciencia. Y una nueva especie, superior al homo sapiens, nacerá. Inmediatamente después, una nueva ciencia dejará a la actual convertida en un pobre cuento para niños.

Anuncios

Publicado el 13 de julio de 2012 en Ciencia, filosofía, Metafísica y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: